La Corte cerró filas contra la ofensiva del Gobierno para imponer el impuesto a las Ganancias a todos los jueces y fiscales

POLÍTICA 23 de octubre de 2022 Por Román Lejtman*
23NLEO34OFCHJAE4CHQKCOZSOY

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner -sin coordinación posible debido a su enfrentamiento político- lograron que los cuatro miembros de la Corte Suprema coincidan después de muchísimo tiempo de diferencias y recelos: Horacio Rosatti, Carlos Rozenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti sostienen que la inclusión del impuesto a las Ganancias en el Presupuesto 2023 constituye un ataque directo a la independencia del Poder Judicial.

La Corte trabajó a tambor batiente las últimas 48 horas para fijar una estrategia institucional contra la decisión del Gobierno de imponer Ganancias a todos los jueces y fiscales de la Argentina. Una iniciativa del bloque de diputados kirchnerista que no estaba en el proyecto original remitido por Sergio Massa y que fue avalado por el Presidente y la Vicepresidente antes de su incorporación al dictamen mayoritario que será tratado el martes en la Cámara baja.

La posición oficial del alto tribunal será revelada en los próximos dos días y su contenido jurídico se pulía anoche para explicitar que la posición del Gobierno hace polvo normas constitucionales y leyes civiles. Esa fundamentación jurídica también tendrá su correlato político ante la constante ofensiva de Alberto Fernández y CFK contra el Poder Judicial.

Desde una perspectiva legal, en el cuarto piso del Palacio de Tribunales se revisaron fallos de la Suprema Corte de los Estados Unidos -respecto a la inconstitucionalidad de aplicar impuestos retroactivos a jueces que ya estaban designados-, normas específicas que eximen a los legisladores de tributar Ganancias sobre determinado rubros -artículo 1, punto 7 de la ley 24.475- y ciertas regulaciones taxativas que prohíben que el presupuesto establezca, modifique o suprima “tributos u otros ingresos” ( ley de Administración Financiera 24.156, artículo 20).

El andamiaje jurídico que prepara la Corte para impugnar la ampliación del impuesto a las ganancias para jueces y fiscales se complementa con determinados argumentos políticos que apuntan a explicar que detrás de supuestas razones de igualdad fiscal se persigue el objetivo de colonizar puestos claves de la Justicia con candidatos avalados por distintos sectores del Frente de Todos.

Además de los argumentos redactados para describir el móvil político del Gobierno, en la Corte Suprema se repasaron las distintas maniobras ejecutadas en Balcarce 50 para reducir la independencia del Poder Judicial. Esa lista fue comentada in voce en el Cuarto Piso del Palacio de Tribunales:

1. Aumento de porcentaje de retención jubilatoria

2. Obligación de renunciar antes de iniciar el trámite de jubilación

3. Aumento de edad jubilatoria

4. Proyecto de reforma judicial de la Comisión Beraldi

5. Proyecto de reforma de elección del procurador

6. Media sanción proyecto del Consejo de la Magistratura

7. Media sanción ampliación Corte Suprema

8. Proyecto del senador Claudio Doñate para el traslado de jueces y juezas

9. Demoras en designación de jueces para cubrir vacantes

10. Recurso de amparo para frenar el fallo de la Corte que recuperó la ley anterior del Consejo de la Magistratura

En la Corte se escribe y se pule -una y otra vez- el texto de una postura común de los cuatro integrantes que explicará su mirada ante la ampliación del impuesto a las Ganancias que se pretende aprobar con la sanción del Presupuesto 2023. Esa postura además tendrá en cuenta que, desde 2017, los jueces recién ingresados ya pagan ganancias.

La redacción de la postura común evita el prejuzgamiento -la Corte será ultima instancia en este asunto de Estado- y presentará una batería de argumentos jurídicos que podrían sostener -sin fisuras- las probables cautelares que se impondrán en el fuero Contencioso Administrativo Federal para bloquear la eventual vigencia de la norma.

El alto tribunal despliega un plan institucional que encuentra unidos a Rosatti, Rosenkrantz, Lorenzetti y Maqueda. Y detrás de los integrantes de la Corte se alinearon la mayoría de los jueces y fiscales de la Argentina y los trabajadores del Poder Judicial.

Es probable que Alberto Fernández y Cristina hayan olvidado una de las enseñanzas básicas del estratega chino Sun Tzu, que describió con simpleza en su ensayo El Arte de la Guerra: solo se libran las batallas que se pueden ganar.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar