La salud en Argentina y los agujeros negros

OPINIÓN Por Juan Manuel Ibarguren**
MYURIBWODFC7LNOX6S6GUZFEWM

Un agujero negro es una región finita del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.

La gravedad de un agujero negro, o “curvatura del espacio-tiempo”, provoca una singularidad envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto es previsto por las denominadas ecuaciones del campo de Einstein. El horizonte de sucesos separa la región del agujero negro del resto del universo, y una vez dentro de él, ningún tipo de partícula, sea material o electromagnética, puede salir, ni siquiera los fotones.

Haciendo un paralelismo de esta conjetura, lo mismo que la teoría enuncia sobre lo ocurrido con partículas y hasta con fotones se proyecta con los fondos que ingresan al sistema de salud argentino. Y el término horizonte de sucesos podría equipararse a los parches que se desarrollan en un sistema que cada vez tiene menos cobertura para los pacientes, los médicos muy mal remunerados y serios problemas de financiamiento del mismo.

En mayo de 2021 la OMS (Organización Mundial de la Salud) conformó el denominado Consejo sobre los aspectos económicos de la Salud para Todos.

Esta nueva institución tiene como objetivo replantear la salud para todos como un objetivo mundial y garantizar que las economías y las finanzas nacionales y mundiales se estructuren de manera que se cumpla con el mismo. La idea es determinar nuevos formatos de medición y valoración de la salud para todos garantizando que los sistemas financieros inviertan en crear salud.

El ambicioso desafío requerirá una transformación de la financiación de la salud, concibiendo esta financiación no como un costo, sino como una inversión a largo plazo a favor de una “sociedad sana”, ratificando la verdad fundamental de que la salud y la economía son interdependientes.

En el mismo sentido OMS luego de la pandemia sugiere como meta que las naciones destinen el 6% de su PBI a la Salud.

Argentina gasta en salud en promedio tomando como dato la última década el 9,4% del Producto Bruto Interno (PBI).

De ese porcentaje, el 2,7% correspondió al sector público, principalmente en las provincias, lo que es consecuente, ya que el mayor número de prestadores se encuentra en el sector provincial.

Sin embargo, el gasto público debería superar los 6 puntos del PBI y en nuestro país no llega al 3%. La experiencia internacional indica que los países con mayor nivel de equidad en salud son aquellos cuyos gastos en este rubro superan el 6 % del PBI en el sector público, exclusivamente.

En lo que respecta a la Argentina, hay que tener en cuenta que no todas las provincias tienen la misma infraestructura; por ello, la Nación debería lograr una mayor equidad y un mayor desarrollo en las provincias. Existe en este sentido una gran fragmentación.

Pero además y aquí está quizás la característica distintiva de nuestro sistema de salud y parte de las causas de que se pueda relacionar con el concepto de agujero negro. La falta de control absoluto de los fondos delegados en la denominada seguridad social en su mayoría obras sociales sindicales que aproximadamente manejan cerca del 3% del gasto en salud. Lo cual denota una importante falta de control del gasto

Las obras sociales tienen serios problemas de sustentabilidad y el Poder Ejecutivo incluyó una nueva línea presupuestaria para transferirles más de 150 mil millones de pesos para afrontar sus gastos de discapacidad y otros rubros indescifrables. Sin embargo, nada se dice sobre el hecho de que 70% de las casi 300 obras sociales gremiales son muy pequeñas y con fondos de riesgo inestables, lo que las torna inviables desde el punto de vista prestacional y financiero, pero al ser cajas políticas de los sindicatos siguen siendo subsidiadas sin que se tome ninguna medida de fondo

El 3,8% restante se calcula que aproximadamente lo realizan en Argentina las familias. Allí se incluyen la compra de medicamentos, el pago de copagos, coaseguros, la adquisición de servicios en forma directa o la adhesión a algún tipo de plan Empresas de Medicina Prepaga.

Al respecto, hay que tener en cuenta que, lamentablemente, no hay relación directa entre el gasto y los resultados. Por eso, es necesario considerar otros aspectos como la relación ingreso per cápita y nivel de acceso a la salud. Entre otras causas podemos subrayar la falta de integración del sistema.

A nivel provincial, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es la que más gasta de su presupuesto público (casi el 20%). La Ciudad tiene un financiamiento propio a través del Impuesto a los Ingresos Brutos (casi el 62 % del presupuesto total).

En lo que concierne a la Provincia de Buenos Aires, es la provincia que menos gasta. Por la cantidad de habitantes que existen, debería aumentar el gasto público.

Por otra parte, el gasto de la seguridad social, principalmente del PAMI, está estipulado en un 0,9 % del PBI, lo cual genera que el PAMI sea prácticamente una entidad inviable en términos actuariales. PAMI es un problema, ya que queremos intentar darles todo lo posible a los jubilados y ello es imposible.

La situación del sistema es muy grave, muchos médicos especialistas en el sector privado, que atienden a cerca del 60% de la población que tiene obras sociales o prepagas, se dan de baja del sistema, algunos emigran al exterior, hastiados de una situación de crisis sin resolución y permanente. Esto se profundiza si agregamos los aranceles bajos y desactualizados que reciben las clínicas y sanatorios privados, los plazos de pago insostenibles en el marco de una economía inflacionaria y con volatilidad en materia cambiaria. Esto sin mediar acciones impacta directamente en la falta de atención, demoras en los turnos y listas de espera como consecuencias directas de estas asimetrías estructurales.

En síntesis, crisis de los médicos, el aumento de las cuotas de las prepagas, desfinanciamiento obsceno de las obras sociales sindicales y el aumento del precio de los medicamentos e insumos producto de la inflación y de la volatilidad cambiaria describen las consecuencias de un cóctel explosivo para fin de año 2022 y con perspectivas de serios problemas para el 2023

Es el momento de incorporar el debate sobre el financiamiento de la salud y la administración de esos fondos de manera eficaz y transparente. Este debe ser un tema crítico de todas las agendas de quienes pretenden gobernar el próximo mandato en nuestro país.

Desde luego, el desafío será abordarlo con decisión política, capacidad técnica y la verdadera convicción de que debemos terminar con las ecuaciones del campo de Einstein, el horizonte de sucesos que hacen que una cantidad enorme de fondos se vayan por un agujero negro sin control alguno y atentando contra la salud pública y la calidad de vida de la población.

* Magister en Administración de Servicios de Salud y Secretario CAMEOF (Cámara de Medicina Oftalmológica)

** Para www.infobae.com

Te puede interesar