google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

Inflación: ¿cuál es la alarmante cifra que proyectan analistas para todo el año?

ECONOMÍA 05/09/2023 Mirta Fernández*
557446

Tras la inflación de julio de 6,3 %, el índice de Precios al Consumidor (IPC) se aceleró fuerte en agosto a un rango de entre 10,7% y 12,5%, según las estimaciones finales de las consultoras privadas. Y los analistas pronostican que el costo de vida en septiembre seguirá en dos dígitos, mientras que la proyección inflacionaria para todo el año fue recalculada hacia arriba y en algunos casos llega a 200%, la más alta desde la hiperinflación de 1990.

El sondeo de la Fundación Libertad y Progreso (L&P)y de la consultora ACM arrojó una inflación en agosto de 10,7 %, C&T Asesores Económicos y Ecolatina (ambas relevan en el Gran Buenos Aires- un 11%, y 11,2%, respectivamente, Eco Go 11,5%, PxQ 11,6%, FMyA 12%, el Centro de Estudios Orlando Ferreres, 12,2% y Equilibra 12,5%.

La inflación de agosto estuvo impulsada, por un lado, por el impacto de las medidas cambiarias anunciadas a fines de julio -impuesto a importaciones y dólar agro a $340- y luego por efecto del salto devaluatorio de 22% post PASO, la suba de la tasa de interés, y la escalada del dólar blue y de las divisas financieras.

Pese al congelamiento de precios que anunció el Ministro de Economía Sergio Massa en la última semana para mitigar el impacto de la devaluación, las perspectivas de inflación para septiembre de las consultoras oscilan entre 10% y 13% debido al fuerte arrastre técnico de 6 puntos que deja agosto.

Muy lejos del pronóstico del FMI que en su staff report contempla una inflación anual de 120%, las consultoras corrigieron al alza sus previsiones y ahora para todo el año vislumbran un rango de entre 170% y 200%.

Inflación: ¿por qué casi se duplicó en agosto?

El INDEC informará la cifra oficial de inflación de agosto el 13 de septiembre, y de confirmarse las estimaciones privadas será el guarismo mensual más alto desde abril de 2002 (10,4%) luego de la salida del plan de Convertibilidad.

En C&T señalaron que "el efecto de la devaluación se verificó con especial intensidad en Equipamiento y Mantenimiento del Hogar a través de los artículos para el hogar, y algo similar ocurrió con los productos electrónicos en Esparcimiento". Y precisó que en el rubro Salud "los medicamentos aumentaron 16%, siguiendo la evolución del tipo de cambio" en tanto "la Indumentaria también se aceleró y creció 10% en ritmo similar al de la Educación, que recogió alzas de esa magnitud en los colegios y en los útiles".

La consultora Ecolatina sostuvo que la inflación "estuvo impulsada principalmente por el veloz traslado a precios del salto discreto del tipo de cambio oficial, la escalada en los dólares paralelos, y el ajuste en los precios de la carne vacuna tras los marcados aumentos en el precio del ganado"

El relevamiento de la consultora reflejó que los sectores que lideraron fueron Equipo y Mantenimiento del hogar (11,8), Salud (13,6%) y Alimentos y Bebidas (13,5%).

A su vez, la medición de la consultora Ferreres detectó que en agosto los principales aumentos fueron Esparcimiento, Equipamiento y funcionamiento del hogar y Educación, registrando alzas mensuales de 21,0%, 18,7% y 18,5%, respectivamente. E indicó que la inflación núcleo avanzó 12,7%, marcando un aumento de 129,5% anual.

Inflación: se aceleró el precio de alimentos

Los relevamientos de la mayoría de las consultoras evidencian que en agosto el valor de los alimentos se ubicó por arriba del índice general de inflación. En julio, ese rubro registró un incremento de 5,8%.

En C&T precisaron que en alimentos y bebidas registró una suba de 14,5%. Y detalló que "la carne fue el componente que más creció en el mes (22%), un movimiento que reflejó tanto el salto del tipo de cambio como los efectos de las medidas oficiales de julio, que encarecieron los costos de producción, y el cambio en el ciclo ganadero". Se sumaron incrementos similares en frutas y verduras, y aceleraciones significativas en el resto de los rubros, especialmente, panificados.

Según la medición de Ferreres, el rubro alimentos verificó un alza de 12,4%, mientras que el relevamiento de Eco Go detectó un aumento de 12,7%.

Sebastián Menescaldi, director de Eco Go  sostuvo que el precio de los alimentos "voló" desde las PASO "tras la devaluación y la corrida de los dólares paralelos". Y acotó que aunque se renovó el acuerdo de Precios Justos por un período de 90 con subas del 5% mensual, "el nuevo ritmo que adquirió la inflación plantea dudas sobre la posibilidad de que tenga algún impacto sobre los precios".

Menescaldi subrayó que "hay un fuerte arrastre en el valor de los alimentos para septiembre, aunque durante el mes no aumentaran nada, ya tendrian igual un alza de 6,5%, y se a eso se le suma el 5% de Precios Justos, ya lo tenes en doble dígito nuevamente".

Asimismo, el índice de Alimentos y Bebidas de LCG registró una inflación mensual de 10,1% promedio en las últimas cuatro semanas, y de 12 % punta a punta en el mismo periodo.

El sondeo de PxQ registró un incremento de 12%. Y la consultora recalcó:" Si bien hubo un alza general de precios, donde los importados y los de potencial exportable registraron las mayores subas, el rubro que mayor incidencia tuvo sobre el indicador fue la carne vacuna". Al respecto, indicó que "los precios mayoristas en el Mercado Agroganadero entre la última semana de julio y fin de agosto tuvieron un incremento de 60% promedio que derivó en un traslado a mostrador en torno al 40%. Tras la devaluación, en las semanas siguientes se observaron a su vez subas significativas en el precio del pollo y cerdo".

Inflación: las expectativas para septiembre

Los economistas vaticinan que la inflación de septiembre también será de dos dígitos, y prevén que se ubicará entre 10% y 13%, a pesar del congelamiento de algunos precios que anunció Massa en la última semana , entre ellos, naftas, prepagas, y medicamentos.

Al respecto, Lorenzo Sigaut Gravina, economista de Equilibra comentó que "nuestra proyección de inflación para septiembre nos da arriba de 10%, es cierto que algunos congelamientos de precios pueden tirarlo más cerca de 10, pero será nuevamente de dos dígitos".

A su vez, Christian Naud, de ACM, explicó que "la devaluación fue a mediados de agosto, por lo que existe un arrastre estadístico para septiembre, sobre todo en productos de consumo masivo que aumentaron en la última parte del mes"

"En septiembre y para lo que resta del año, vemos que se sostendría una inflación de dos dígitos con algún impacto de los congelamientos de precios en los índices de esos meses, pero no serían demasiado dado el contexto inflacionario en el que estamos inmersos.

El analista afirmó además que "el plan platita" será una mayor emisión que terminará por afectar a los precios de la economía en los próximos meses".

Camila Antequera, analista de la consultora Ferreres sostuvo que pese al congelamiento de algunas tarifas y el acuerdo de Precios Justos "no creemos que se pueda evitar alcanzar los dos dígitos".

"El mes arranca con un arrastre estadístico muy alto de 5,5%, por lo cual, aunque se registren incrementos de precios similares a los que se observaron en junio o julio, ya vamos a estar alcanzando una cifra de dos dígitos en septiembre", fundamentó. En ese marco, puntualizó que "para septiembre esperamos una inflación de 11%".

Asimismo, Menescaldi contó proyectan para este mes una inflación cercana a "13%, es mucho de arrastre, unos 6 puntos, y no hay ningún factor que se vea de ancla, tenes la presión del costo salarial para los que tiene que pagar el bono de la suma fija". Y coincidió que el plan platita también puede tensionar: "Cualquier impulso que das a la demanda es exacerbar al que te fija el precio".

"Habrá que ver qué pasa con algunas tarifas que no áun eso no está definido, y cuánto se cumple el acuerdo de Precios Justos. Massa anunció el viernes que liberarán las SIRA para las pymes y eso podría llegar a reducir un poco la presión", analizó.

Inflación: ¿qué inflación proyectan para todo el año?

Algunos analistas creen que el costo de vida podría volver en octubre a un dígito, pero en el último bimestre otra vez se acelerará, y el ritmo dependerá del resultado de las elecciones, y de la magnitud de una nueva devaluación que esperan tras los comicios.

En este contexto, la proyección más optimista es que la inflación anual se ubique en 170%, y las más pesimista que podría llegar a 204%. Menescaldi indicó que "será la cifra más alta desde la hiperinflación de 1990 que fue de 1.344%".

Antequera indicó que en Ferreres "para el último trimestre del año prevemos un piso inflacionario de 9,3% y para todo el año elevamos la proyección a 168,5%" y aclaró que ese pronóstico "contempla una nueva corrección cambiaria después de las elecciones que repercutirá sobre la inflación de noviembre y diciembre".

En sintonía, Naud concordó que "después de las elecciones habrá una corrección del tipo de cambio que afectará los precios, y para todo el año nuestra estimación inflacionaria es 170%".

Por su parte, Sigaut Gravina especuló que "en octubre si el gobierno mantiene el tipo de cambio en $350 podemos volver a tener un dígito de inflación mensual alto, pero después el último bimestre otra vez llegará a dos dígitos, dado que puede haber una corrección cambiaria más significativa que la de post PASO cuando se confirme el triunfo de algún candidato a presidente o cuando asuma en diciembre".

El economista dijo que "la inflación anual la ajustamos bastante para arriba bastante, ya estábamos en 145% y ahora estamos más cerca de 190%, pero lo que pase en el cuarto trimestre del año dependerá mucho del resultado electoral, y de lo que ocurra en el mercado cambiario". En ese sentido, alerto que "si hay un ajuste cambiario muy fuerte ya estamos cerrando el año alrededor de 200% de inflación, pero eso va a depender mucho de quien gane las elecciones"

Por su parte, Menescaldi expresó que " hasta noviembre proyectamos una inflación interanual entre 174% y 190%, y el año terminará en función de quien sea el ganador de las elecciones, y el programa que implemente, pero por lo menos va a cerrar en 200%".

Según su visión, "la inflación de octubre va a depender de si el gobierno puede defender la brecha cambiaria o no, yo veo que al Banco Central le queda menos balas que las que tenía en las PASO para intervenir, por lo cual cualquier presión dolarizadora que haya no tiene manera de contener la brecha, y si se vuela, los precios la van a seguir". Y advirtió que noviembre "puede ser complicado, porque si Massa no llega al ballotage, las empresas van a aumentar lo que quieran, chau Precios Justos, y lo que logró controlar estos meses, se va a liberar".

"Así que la inflación de noviembre va a ser en función de expectativas, y diciembre dependerá del programa económico que implemente el ganador. Pero tras las elecciones, -ya sea en noviembre o diciembre-, van a tener que devaluar de nuevo, así que la inflación seguirá en dos dígitos. Perdimos anclas. El próximo gobierno tendrá que empezar a hacer ajustes de precios relativos, de tarifas, del dólar para reducir la brecha", auguró.

De igual diagnóstico, la consultora FMyA planteó que "luego de las elecciones vendrá un descongelamiento y seguimos asumiendo salida del CEPO de shock ya en diciembre, lo que aumentaría la inflación mensual arriba del 20%, y la anual en 204%".

* Para www.iprofesional.com

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0