google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

Villarruel anticipó que si ganan las elecciones impulsarán una ley de reparación para las víctimas de actos terroristas del ERP y Montoneros

POLÍTICA 05/09/2023 Federico Galligani*
NDDYP7HFAEXIXZW4QHHA2DTYQQ

A pesar de las múltiples manifestaciones de organizaciones de izquierda en las inmediaciones del lugar, en rechazo al evento, la candidata a vicepresidenta de La Libertad Avanza, Victoria Villarruel, encabezó este lunes en la Legislatura porteña un acto en homenaje a las personas que murieron en ataques cometidos por grupos guerrilleros durante la década del ‘70, tras el cual anticipó que, si llega al gobierno, va a impulsar “una ley para reparar, al menos moralmente, a estas víctimas”.

La compañera de fórmula de Javier Milei fue la encargada de cerrar la jornada en la que también hablaron Lorenza Ferrari, Graciela Saraspe y Arturo Larrabure, todos familiares de gente asesinada en ese periodo por Montoneros o el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), y la diputada de la ciudad de Buenos Aires Lucía Montenegro.

Si bien el encuentro estaba previsto originalmente para las 17:00, recién comenzó una hora más tarde, debido a la demora en el ingreso al recinto por los problemas en la organización y las protestas que se desarrollaban paralelamente tanto en los alrededores como adentro del lugar.

En medio de un fuerte operativo policial, que incluyó el vallado de todas las calles aledañas a la sede parlamentaria, organizaciones sociales y de izquierda, como el MST, el Polo Obrero y Barrios de Pie, se concentraron en la zona para expresar su rechazo a la iniciativa de Villarruel, provocando incluso enfrentamientos con los uniformados.

El acto fue planeado en realidad por la legisladora Montenegro, razón por la cual se realizó en el Salón Dorado de la Legislatura porteña, que tampoco estuvo exento de protestas: mientras afuera los manifestantes cantaban y hacían sonar sus bombos, adentro del Palacio distintas agrupaciones se turnaban para cuestionar el evento.

Primero fue la dirigente Vilma Ripoll, que perdió la interna presidencial del Frente de Izquierda en las PASO, quien logró entrar al edificio y se presentó en la puerta del salón con varios militantes y carteles en los que se podían leer “fue genocidio, no guerra”.

Luego, varias personas con chalecos de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) comenzaron a caminar en círculo, y en completo silencio, en el hall de entrada, sosteniendo pancartas con distintas consignas y finalizaron su manifestación al grito de “30 mil compañeros y compañeras desaparecidas, presentes hoy y siempre”.

En tanto, adentro de la sala, a la que solamente podían ingresar los acreditados, sonaba un piano con una música triste, mientras que en una pantalla grande se pasaban las fotos de las víctimas de los atentados de Montoneros y del ERP.

Pasadas las 18:10 apareció Villarruel, quien fue fuertemente aplaudida y ovacionada por el público, y tomó asiento junto a Montenegro, a Ferrari, madre de una joven que murió en un atentado en 1975; Saraspe, hija de Oscar, asesinado en un bar de Santa Lucía, Tucumán, en 1974; y Larrabure, cuyo padre, Argentino del Valle Larrabure, fue secuestrado de la fábrica militar de Villa María, Córdoba, y encontrado sin vida en 1974.

Cada uno de ellos contó su historia de vida, pidió justicia por sus familiares y cuestionó el accionar de las guerrillas, tras lo cual la propia candidata tomó la palabra y, entre aplausos y gritos de apoyo por parte de los presentes, ratificó su postura de que “una verdad a medias no es verdad” y se mostró desafiante al asegurar: “Ya no les tenemos miedo, y le pido al pueblo argentino que tampoco les tenga miedo”.

“Este es el momento en el cual la historia argentina finalmente empieza a ser inclusiva para todos, es el momento en el cual los derechos humanos empiezan a plantearse para todos los argentinos y no solo para algunos. Hoy estábamos homenajeando a las víctimas en el Día Internacional de las Víctimas del Terrorismo, habría que preguntarle a la izquierda por qué ellos se oponen”, comentó más tarde.

En diálogo exclusivo con Infobae, negó que el acto fuera una reivindicación a los hechos cometidos durante la dictadura por el Estado y remarcó que no es su “problema la interpretación que dan los amigos de Montoneros, del Ejército Revolucionario del Pueblo y de los terroristas”.

“Acá la gente no me estaba aplaudiendo a mí, estaba aplaudiendo que finalmente se empieza a escuchar lo que todos sabemos y no nos dejaban decir. Vamos a impulsar una ley que, al menos, las víctimas de estos actos tengan el derecho a la verdad, a la justicia, y que haya una reparación, así sea moral, porque es lo que merecen todos ellos”, anticipó.

En el salón había varios familiares de las víctimas de ataques terroristas, algunos dirigentes de La Libertad Avanza, como el ex diputado nacional Alfredo Olmedo, el candidato a legislador bonaerense Agustín Romo y los influencers Eugenia Rolón y Mariano Pérez, además de varios ex militares y veteranos de la guerra de Malvinas.

“Yo siempre expresé que acá, lamentablemente y en democracia, hubo una guerra donde unos fueron tratados de una forma y otros no, y claramente hoy es una reivindicación, independientemente de que yo ya había presentado como diputado de la Nación un proyecto de ley para que las víctimas del terrorismo tengan las mismas cosas que salieron para las otras víctimas y desaparecidos. El derecho humano es para todos por igual y no hay que olvidarse de la historia argentina por completo”, comentó Olmedo.

Una vez finalizado el acto, el público, visiblemente emocionado, cantó el himno y cerró con un grito de “viva la Patria”, tras lo cual los organizadores comenzaron a repartir diplomas que acreditaban haber participado del evento.

* Para www.infobae.com

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0