google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

“Me mandé una macana, uno se me trabó y luchó”: quién es el principal sospechoso por el crimen de Palermo

POLICIALES 05/09/2023 Cecilia DI LODOVICO
R3YLQFTHNFCK3HMKA3YIJOGMDQ

Tiene dos detenidos la causa por el crimen de Mariano Barbieri, el ingeniero civil de 42 años que fue asesinado el miércoles pasado a metros de la esquina de avenida Del Libertador y Lafinur, en una de las zonas más exclusivas y costosas del barrio porteño de Palermo. A ambos los atraparon este lunes en el Barrio 31 de Retiro. Uno cayó al mediodía y el otro por la tarde. Sin embargo, los investigadores consideran que el segundo hombre en ser capturado es el principal sospechoso del homicidio. ¿En qué se basan? ¿Quién es?

Según confiaron fuentes del caso a Infobae, además de que tiene características fisonómicas similares a las del presunto asesino que fue captado por las cámaras de seguridad y que le secuestraron una gorra casi idéntica a la que se ve en los videos; los detectives comandados por el fiscal Marcelo Munilla Lacasa obtuvieron “testimonios” que refieren que este segundo detenido del lunes en la Villa 31 comentó: “Me mandé una macana, uno se me trabó y luchó”.

El sospechoso fue identificado por las fuentes consultadas por este medio como Isaías José Suárez, de 29 años, con domicilio en el Conurbano, pero que suele parar en la Villa 31. Al igual que en el caso del primer capturado del día, ambas detenciones fueron avaladas por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Número N°8, a cargo de la jueza Yamile Susana Bernan.

Suárez es carrero y, justamente, en su carro encontraron los agentes de la división Drogas Norte de la Policía de la Ciudad la gorra similar a la que se ve en las cámaras de seguridad que captaron al presunto asesino de Barbieri y una bufanda.

Ambos elementos, además de la ropa que vestía el detenido, serán peritados en busca de ADN y sangre del ingeniero asesinado. Y, además de un cotejo biométrico con el video, también enfrentará una revisión médica forense: buscarán si tiene lastimaduras, “sobre todo en las manos”, dijeron las fuentes.

“Se dedicaba a hacer robos de este estilo en Capital y luego se refugiaba en la Villa 31″, comentaron los investigadores sobre el detenido que suma 10 ingresos a penales, muchos más a comisarías. “La última vez que fue capturado fue el 23 de junio del año pasado y salió el 29 de diciembre pasado. Además, en 2020 estuvo preso en la cárcel de Devoto por un intento de robo”, destacaron.

También dijeron: “Este caso es como el de muchos que merodean la Ciudad, que estuvieron presos, que entran y salen de la cárcel y no tienen dónde quedarse, ni reinserción laboral y lo que hacen es permanentemente robar. Entran y salen. Justamente, es el caso de este sospechoso”.

Suárez, al igual que el primer detenido -que cayó sobre el mediodía por vestir una campera roja similar a la que describió el testigo del crimen de Barbieri-; suelen parar en la zona que se llama de los Containers de la Villa 31, a la que se ingresa por la calle Saldías. A los dos los capturaron con el rastro de las cámaras de seguridad, clave en el caso, y sobre todo porque son de características fisonómicas muy similares entre sí y con el presunto homicida.

Los videos han sido cruciales. No sólo registraron a la víctima, herido y tomándose el pecho, cruzando la avenida Del Libertador en la esquina con Lafinur y cuando se desplomó en la heladería a la que ingresó a pedir auxilio; sino que también les permitieron a los investigadores seguir el trayecto del presunto homicida.

Las filmaciones captaron al homicida antes de ingresar a la plaza Sicilia del Parque Tres de Febrero por el Jardín Japonés, casi en el mismo horario en el que lo hizo Barbieri, cerca de las 22.45 del 30 de agosto pasado, solo que la víctima entró a metros de Lafinur y avenida Del Libertador.

Las cámaras de seguridad coincidieron con el relato de ese testigo, que habló de un hombre de 30 años con un buzo rojo. Tras herirlo de una puñalada en el corazón, el asesino huyó en la misma dirección por la que ingresó: las cámaras lo captaron escapando -por momentos, corriendo y, en otros caminando- por el Jardín Japonés, hacia Figueroa Alcorta.

Creen los detectives que, en el interior del parque, se cruzó al ingeniero y lo atacó para robarle el celular. “Se trenzaron en lucha, incluso cayeron al suelo”, precisaron en base a la declaración del testigo que llamó al 911.

Luego, gracias al análisis de las imágenes también se pudo establecer el lugar desde donde provenía, lo que llevó a los investigadores hasta la Plaza Perú este lunes. Sin embargo, las filmaciones no revelaron la cara del sospechoso, que llevaba una gorra y dificultaba aún más su identificación.

Fuente: Infobae

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0