Los salarios siguen abajo de la inflación: subieron 47,4% frente al alza de 51,8% de los precios en el último año

ECONOMÍA Por Agencia de Noticias del Interior
f1280x720-187151_318826_5050

Los salarios avanzaron 4,9% en julio y quedaron casi dos puntos porcentuales por encima de la suba de precios, pero en la carrera anual la inflación todavía le gana a los ingresos de los hogares por 4,4 puntos porcentuales, de acuerdo a los últimos datos publicados este jueves por el Indec.

Según el informe del organismo estadístico, esa variación de 4,9% que tuvieron los salarios en el séptimo mes del año hace acumular a ese indicador una suba de 47,4% medido de manera interanual, en un promedio en el que se incluye tanto empleados registrados como informales. En ese mismo período, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) trepó a 51,8 por ciento.

En ese panorama de los últimos doce meses ninguno de los sectores que componen el mercado laboral siquiera llegaron a empatarle a la suba de precios. El segmento que perdió por menos diferencia frente a la inflación fueron los trabajadores registrados del sector privado, cuyos salarios se actualizaron en el último año a ritmo de 51,1%, por lo que quedaron 0,7 puntos porcentuales abajo.

Para el resto la situación fue peor. También entre los registrados, los empleados públicos tuvieron una variación en sus ingresos de 47,3%, por debajo del promedio de la economía, lo que los hace perder unos 4,5 puntos porcentuales en relación con la suba de precios. Pero el sector más perjudicado volvió a ser el de los empleados informales: tuvieron un incremento de solo 37,4%, por lo que siguen 14,4 puntos por detrás en la carrera contra los precios.

“En el mes de julio se aplicaron varios aumentos correspondientes a cuotas paritarias. Se destacan los aumentos en los sindicatos de Bancarios, Camioneros, Carne, Construcción, Encargados de edificios, Gráficos, Indumentaria, Metalúrgicos, Plásticos, Químicos, Sanidad, y Transporte”, mencionó en ese sentido el Ministerio de Economía.

En la medición que toma en cuenta solo la evolución de los salarios en lo que va de 2021, la carrera contra los precios también muestra una leve ventaja de los precios sobre los ingresos de los hogares, aunque en este caso los empleados públicos también consiguen, por poco, superar a la inflación acumulada como lo hacen los trabajadores del sector privado.

“En los primeros siete meses del año el Índice de salarios total acumuló un aumento de 28,9% lo que implica una mejora del poder adquisitivo y que alcanza a los niveles del índice de inflación acumulada”, consideró el Ministerio de Economía. De todas formas, el IPC del lapso enero-julio es de 29,1%, por lo cual todavía se encuentran 0,2 puntos porcentuales por debajo.

Tal como sucede al considerarlo de manera internual, en los primeros siete meses del año los empleados no registrados tuvieron una variación de sus salarios de 16,5%, por lo que permanecen 12,6 puntos porcentuales atrás en la competencia frente a los precios.

Para este sector, el Gobierno espera que el incremento adicional que se decidió para el salario mínimo vital y móvil impacte en los ingresos de los trabajadores que no están en la economía formal. Empresarios y gremios acordaron que el piso de remuneraciones tendrá una actualización de 55,4% a lo largo de 2021, por lo que terminará el año en $32.000.

El reajuste en el salario mínimo será la forma que tendrá el Gobierno para abordar la pérdida salarial de los trabajadores informales que, por definición, no actualizan su salario a través de negociaciones colectivas. Un aumento del salario mínimo, entonces, funcionaría como “referencia” de incrementos posibles para ese sector del mercado laboral.

Además, algunos programas sociales como el Potenciar Trabajo, el plan Progresar, el 82% móvil para los jubilados con aportes completos, entre otros, dependen de la variación del piso de remuneraciones y también tendrán reajustes en los próximos meses.

El Poder Ejecutivo, por otro lado, apunta a lanzar un bono extraordinario con un espíritu similar al que tuvo el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) durante la peor parte de la pandemia, pero tendría un alcance más acotado que en 2020, cuando alcanzó a casi 9 millones de personas. En ese sentido, se otorgaría a un universo de hasta 3 millones de personas de los sectores más vulnerables del mercado laboral.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar