google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

El Banco Central utilizó desde el inicio del año USD 4.000 millones para mantener controlado al dólar MEP

ECONOMÍA 06/11/2023 Juan GASALLA
JBNO55MRRHHHA2PVGX3LUL7EJQ

En el Gobierno, y los analistas, consideran que la cotización del dólar libre gravita en el humor del electorado y, dado el control de capitales vigente, es el precio alternativo al desde agosto fijo dólar oficial el que da la pauta de la capacidad de ahorro de quienes mantienen y generan un excedente monetario, con un billete que siempre sirve de defensa ante los peligrosos procesos de espiralización inflacionaria y de devaluación.

Por eso el precio del dólar “blue” y del dólar MEP es una preocupación para el Gobierno y motivo por el cual el Banco Central se mantiene tan activo en intervenir en la plaza bursátil para habilitar una gradual suba de precios y ponerle un techo al valor de la divisa, hoy debajo los 900 pesos.

 
El avance del calendario electoral trajo consigo una creciente demanda de dólares en todos los segmentos del mercado.

Uno de los segmentos más activos es el de los negocios bursátiles, donde los inversores pueden hacerse de divisas en forma indirecta a través de la compraventa de activos, en particular los bonos públicos, que cotizan en pesos y dólares.

Es en esta operatoria donde el Banco Central decidió concentrar su intervención para ponerle un techo a las paridades implícitas del dólar MEP y el “contado con liquidación”, que son una referencia para determinar cuáles son las expectativas de devaluación y el valor que están dispuestos a convalidar los agentes privados.

La entidad monetaria compra bonos en dólares a los privados a cambio de divisas. Con este accionar en el mercado secundario, fija un precio del dólar más bajo que el de equilibrio en las operaciones entre privados y también fuerza a un alza en la cotización de los títulos públicos.

El bono Bonar 2030 (AL30) en su especie “D” es el que tiene la mayor liquidez en el segmento PPT (Prioridad Precio Tiempo) de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos), secundado por el Global 2030 (GD30D). En los negocios a 48 horas es donde actúa el BCRA con la venta de divisas contra bonos, con la consiguiente pérdida de reservas para controlar los precios de esta paridad.

Intervención en el dólar Bolsa
Según estimaciones privadas, el Banco Central se habría desprendido en los últimos seis meses -desde mayo a esta parte- de unos USD 3.800 millones por su intervención en el dólar Bolsa.

Para tener dimensión de esta cifra puede advertirse que es mayor al saldo negativo de la entidad por su participación en el mercado mayorista, donde acumula en 2023 ventas netas por USD 2.100 millones, en el marco de una histórica sequía que redujo en unos USD 20.000 millones el valor de la cosecha y, por lo tanto, de la liquidación de divisas por parte de los exportadores del sector.

Esta salida de dólares queda en evidencia en la imposibilidad del BCRA de sumar reservas internacionales brutas, ahora en USD 21.000 millones . Este stock de activos anota un descenso de USD 24.000 millones en lo que va de 2023 o un 53 por ciento.

Según cálculos de Portfolio Personal Inversiones, solo en octubre el BCRA se desprendió de unos USD 1.200 millones por la vía de comprar bonos contra dólares “cash”.

El 28 de abril , cuando el BCRA retomó esta práctica, se habrían utilizado unos USD 15 millones, mientras que en mayo esta intervención fue de USD 759 millones y en junio se redujo a 82 millones de dólares. En julio y agosto, según datos oficiales, el BCRA había sacrificado reservas netas en el MEP por UDS 186 millones y USD 870 millones, respectivamente. En tanto, en septiembre, según cifras preliminares, esta intervención habría totalizado otros 660 millones de dólares.

Un punto relevante tanto para la estabilización de las cotizaciones financieras como para el stock de reservas del Banco Central pasó por el resultado de la primera vuelta de las presidenciales, pues el triunfo de Sergio Massa, actual ministro de Economía y candidato por Unión por la Patria, por encima del ultraliberal Javier Milei, de La Libertad Avanza, dejó al postulante oficialista como aquel con mayores chances de acceder a la Presidencia en las elecciones del 19 de noviembre. Esta tendencia disipó el temor del mercado sobre la eventual aplicación de una dolarización de la economía en el corto plazo.

Los expertos de Portfolio Personal Inversiones precisaron que “dada la menor presión sobre los tipos de cambio financieros en este nuevo panorama post-elecciones, esperamos que la intervención del BCRA se mantenga relativamente baja en las próximas jornadas. Sin embargo, no descartamos que, a medida que nos acercamos al balotaje, la búsqueda de cobertura resurja. En este sentido, más allá de que se diluyó la probabilidad de una dolarización, un ajuste del tipo de cambio oficial continúa siendo altamente probable una vez asumido el nuevo gobierno dada la necesidad de ajuste de los precios relativos”.

Un informe de Orlando Ferreres & Asociados estimó que “para los meses que quedan de gobierno, entendemos que se mantendrán elevadas las restricciones en el acceso a divisas, en un esfuerzo para mantener estables los tipos de cambio. Y en cuanto al nuevo gobierno deberíamos esperar, más allá de quién ocupe el ejecutivo, un proceso de unificación cambiaria con mayor o menor gradualismo, que conllevará una elevada nominalidad y una retracción de la inversión”.

“La caída de los dólares financieros refleja una menor probabilidad de una caótica dolarización sin dólares. También, ayuda el nuevo esquema de incentivos a exportadores. Sin embargo, a medida que se acerque el balotaje, la demanda de cobertura volverá a ejercer presión”, dijo Roberto Geretto, analista de Fundcorp.

“En Argentina, los nervios de los inversores se han calmado un poco después de que Sergio Massa, el candidato presidencial peronista que ganó la primera vuelta, mostrara señales de moderación. Pero las probables concesiones fiscales en el período previo a la segunda ronda harán que sea aún más difícil solucionar el desastre económico de Argentina”, describió un reporte de Capital Economics.

“El menor envión dolarizador tras las elecciones -desde un ‘overshooting’ hasta niveles de pánico- está habilitando que los dólares financieros se vengan desinflando, más allá de que su piso podría estar cercano en el actual escenario político y económico, dado que hacia adelante deberían acompañar como mínimo a la inflación y además se podría reactivar una mayor búsqueda de cobertura a medida que se acerque el balotaje”, consideró el economista Gustavo Ber.

“El resultado de las elecciones generales parece indicar una mayor preferencia por un ajuste gradual frente a políticas de ‘shock’, que podría ser viable si las exportaciones agropecuarias y energéticas mejoran sustancialmente respecto de este año. Sin embargo, esto deberá ser ratificado en un balotaje entre ambas posiciones, lo que todavía abre un capítulo adicional de incertidumbre”, precisaron los analistas de Delphos Investment.

“A mediano plazo se impone el trasfondo de la virtual cesación de pagos del Gobierno que en algún momento costaría su precio económico y social”, advirtió VatNet Financial Research.

”El año próximo mostraría mejores fundamentos en el balance comercial externo, pero el deterioro general es tan grande que la suerte final dependerá de la buena voluntad de la población y de los inversores internos y externos, para irlo encaminando o bien para asistir a un estallido financiero”, agregó la entidad.

Fuente: Infobae

Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0